'La opinión de...Kiko Martín': ¿Ser estrella es una ruina?"

firmas-invitadas-el-periodista-kiko-martin-en-un-partido-de-la-nba

(Noticia patrocinada por gentileza de TELEPIZZA, EL CORTE INGLÉS, FRUTAS HERRERO PÉREZ, ARA HOMBRE Y UNIFORM http://angoso.es/  http://www.arahombre.es/ www.frutasherreroperez.es www.telepizza.es/  www.elcorteingles.es/). Una de las perlas que guardé de mi paso por Salamanca y las aulas de la Facultad de Ciencias de la Información de Universidad Pontificia fue la de relativizar cualquier cosa que suceda en la vida. Lo que nunca imaginé es que podría poner esta lección al servicio de las estrellas del deporte americano. Desde hace dos años trabajo en ProAthlete Financial Group. Una empresa con base en Boca Ratón (Florida) y NYC (Nueva York) encargada de aconsejar a estrellas del deporte americano para que sus fortunas no se esfumen a los pocos años de colgar las botas.
Por desgracia en el deporte profesional es cada vez más habitual encontrar millonarios de 18 años convertidos en indigentes antes de los 40. Un estudio de Sport Illustrated desvela que cinco años después de su retiro más de 60% de los jugadores de la NBA se encuentran en bancarrota, un porcentaje que crece hasta casi el 80% en la NFL sólo dos años después de dejar el deporte profesional. 
Divorcios millonarios, casinos y un ritmo de vida que, en ocasiones, roza lo absurdo empujan a las estrellas del deporte a poner de moda el make it rain (hazlo llover) del excampeón del mundo de boxeo, Floyd Mayweather, consistente en hacer volar fajos de billetes o incluso quemarlos en clubes de striptease.
Aunque casi más peligrosas son las inversiones ruinosas aconsejadas por amigos eventuales o familiares sin formación que, por ejemplo, empujaron al ex Detroit Pistons, Derrick Coleman, 87 millones de dólares invertidos en su ciudad, Detroit, antes de la crisis económica en Estados Unidos.
No hay fórmulas secretas, pero la experiencia de estos últimos años de mi vida profesional y los valores adquiridos en una ciudad-escuela como Salamanca me han dado algunas pistas: la formación intelectual, la creación de un círculo de personas de confianza y el trabajo con empresas profesionales con acreditada experiencia en inversiones (como ProAthlete, trabajando con jugadores de diferentes nacionalidades en Estados Unidos desde 1997) pueden ser buenos argumentos iniciales en la complicada tarea de no perder la cabeza ante una prematura lluvia de millones. 

KIKO MARTÍN
-    Estudió Periodismo en la Universidad Pontificia de Salamanca (1989-1994)
-    Redactor de la Revista Gifantes del Basket (1994-1995)
-    Director de Comunicación Federaciçon Española de Baloncesto (1995-2005)
-    Director de Comunicación y Adjunto a Presidencia Menorca Basket (ACB) (2005-2010)
-    Director de Comunicación FEB (2010-2014)
-    Director de Competiciones FEB (2014-2015)
-    Director de Comunicación ProAthlete Financial Group (2015-Actualidad)

 

Comentarios