Anabel Vicente o el espíritu de superación tras un calvario de cuatro años

EL DIGITAL DE SALAMANCA | 17-03-2015

Ni contratos millonarios, ni fama, ni reconocimientos...La esencia del deporte, y más aún en el estado puro que es el deporte base, tiene como uno de los valores fundamentales la superación. La niña que se lesionó de gravedad con 14 años se ha convertido ya en mujer y a sus 18 años ha vuelto a jugar después de cuatro años de calvario para ella y sus seres queridos. La jugadora salmantina Anabel Vicente se rompió en 2011 el ligamento cruzado de su rodilla derecha a los 25 minutos del encuentro amistoso que jugaba su equipo, el Salamanca FF, frente al Atlético de Madrid en las instalaciones Vicente del Bosque. Con tan sólo 14 años era uno de los baluartes del equipo y su técnico de entonces, Gelu, ya la había subido al primer equipo. De hecho, ya había debutado en otro amistoso con el equipo de Segunda División con tan sólo 13 años. Después de tres operaciones, de altos y bajos, Anabel demuestra que la lucha, la constancia, las ganas de superarse y romper barreras son metas posibles de conseguir. 
Y cuatro años después, la salmantina, que estudia en Madrid, volvió el pasado fin de semana a sentirse jugadora defendiendo los colores del San Sebastián de los Reyes Futsal. Con una rodillera en la pierna derecha jugó con la misma intensidad con la que lo hacía antes de su lesión. Sin duda, un ejemplo a seguir para todos los deportistas.

 

Comentarios