Un catalán, en la cima del póker internacional

EL DIGITAL DE SALAMANCA | 21-02-2019

Más de cinco millones de dólares, o lo que es lo mismo, cerca de cuatro millones y medio de euros. Esta es la astronómica cifra que un catalán se embolsó hace ahora un mes en uno de los torneos de póker más importantes a nivel internacional. Su nombre es Ramón Colillas y su triunfo lo ha catapultado a lo más alto del póker nacional e internacional.
La historia detrás de su gran victoria en el PokerStars PSPC es un muy buen material para terminar realizando un documental sobre el ascenso a la cúspide del póker de este barcelonés natural de Puig-Reig. Como muchos de los jugadores actuales de póker, Ramón Colillas comenzó su andadura en los tapetes de manera casual. Este joven de 30 años estudió en el Instituto Nacional de Educación Física de Cataluña y se dedicaba de manera profesional al fútbol hasta que la sucesión de una serie de lesiones terminaron por truncar su carrera en el deporte rey. Lejos de tirar la toalla, el catalán cambió el balón por la estrategia mental y comenzó a participar en torneos de póker online. Y es que este campeón pertenece al gran grueso de jugadores que se formaron en las mesas virtuales y que poco a poco empezaron a escalar en los torneos presenciales. Esta es una práctica que ha aumentado considerablemente en los últimos años gracias tanto a las plataformas que ofrecen estos servicios, como al aumento de seguridad en las mismas. Prueba de ello son los datos recogidos por la Dirección General de Ordenación del Juego, que cifran en más de 525 millones de euros la cantidad que el póker online movió en el último trimestre de 2018. Esta cifra  supera en 60 millones la del trimestre anterior y en 145 a la del mismo período en 2017, por lo que se trata de un sector indudablemente al alza.
De los tapetes virtuales, Colillas dio el salto a los de los casinos, siendo el 2018 su gran año. El catalán participó en los dos grandes torneos nacionales de este deporte mental, el Campeonato Español de Póker (CEP) y el Circuito Nacional de Póker (CNP). De ambos salió con el título de campeón bajo el brazo y con varias invitaciones para participar en dos de los torneos más cotizados a nivel mundial. Así fue como su victoria en el CEP le reportó un premio de cerca de 60.000 euros y un Platinum Pass que le daba acceso al PSPC, un torneo dentro del PCA de Bahamas y cuya inscripción ascendía a la friolera de 25.000 dólares. Colillas llegó al paraíso caribeño de Bahamas con todos los gastos pagados, su única preocupación era mantener la calma en las diferentes mesas y hacer su mejor juego. Y vaya si lo hizo. El catalán era consciente de que ganar un torneo de esta envergadura era harina de otro costal y que su presencia en el Atlantis Resort, el macrocomplejo hotelero donde se disputó la competición, ya era un sueño cumplido. Sin embargo, Colillas fue superando los 5 días de competición y a más de 1.000 contrincantes llegados desde diferentes partes del mundo con el sueño de hacerse con el gran premio. El francés Julien Martini fue el último jugador al que el catalán tuvo que enfrentarse y con el que no fue necesario llegar a un pacto. Tras un inicio algo complicado, Colillas finalmente logró remontar y firmar su victoria con una mano digna para el recuerdo. 
Con este triunfo, Ramón Colillas entró a formar parte de un selecto club de jugadores españoles cuyos premios se cuentan en millones de euros. De hecho, los más de 5 millones que se embolsó se convirtieron en el premio más elevado conseguido por un español en un torneo de póker. Hasta el momento, Carlos Mortensen (ecuatoriano de nacimiento pero residente en España desde hace décadas) ostentaba este título por un premio de cerca de 4 millones de dólares conseguido en Las Vegas en 2007.
Pero más allá del dinero, que lo sitúa en el cuarto lugar de la All Time Money List nacional, el logro de este catalán lo ha convertido en toda una leyenda. Son muchos, de hecho, los que lo consideran como el relevo de Chris Moneymaker, un estadounidense que pasó del más absoluto anonimato a ser la figura responsable del boom del póker online en los 2000. ¿El motivo? Haber ganado el Evento Principal de las Series Mundiales de Póker (WSOP) en 2003 tras haber llegado a ellas a través de un torneo satélite que le costó 39$. ¿El premio que se llevó? Nada menos que 2,5 millones de dólares. 
Apenas recién entrado en la treintena, a Ramón Colillas le quedan muchos años y triunfos por cosechar, pero sin duda el del pasado 10 de enero marcará su vida para siempre. Su leyenda acababa de comenzar.

Foto: Neil Stoddart © Rational Intellectual Holdings Ltd.
 

Comentarios