La Antigua no puede cerrar su gran primera parte y cae en Santander

EL DIGITAL DE SALAMANCA | 18-02-2019

La Antigua-CB Tormes certificó su pase a la segunda fase de la Liga regular con derrota en Santander ante el Igualatorio Cantabria (88-73). El partido ha sido el último de la primera fase y ahora, tras una semana de descanso en el que se conocerá el calendario de los últimos 14 partidos, comenzará la segunda fase en la que los charros lucharán por la permanencia desde el miércoles 27 –partido que se jugará en Würzburg-.
El partido comenzó con el equipo salmantino haciendo un gran baloncesto, en unos primeros 20 minutos en los que siempre mandó en el luminoso del precioso Palacio de los Deportes de Santander. Salvo el 5-2 inicial, La Antigua siempre fue por delante hasta el 39-37 de la parte final del segundo cuarto. Sin embargo, Tormes no se vino abajo y logró irse al descanso con un 42-44 favorable.
De hecho, al descanso todos se las prometían muy felices, ya que los resultados de los otros tres partidos en juego eran favorables a los intereses salmantinos que, de vencer en Santander, podría haber pasado a la segunda parte de la Liga con dos victorias más (ya que La Antigua ganó a Estela en la primera vuelta). 
En la primera mitad del choque, solo hubo que poner un ‘pero’ que fueron las faltas de Osas Ehigiator, pero afortunadamente fue sustituido por un Ray Canady que hizo su mejor partido hasta el momento con los charros.
De salida en el tercer cuarto, La Antigua encajó un 8-0 (50-44) y sufrió la lesión de Víctor Moreno, con un esguince en su tobillo izquierdo durante el minuto 3, que le impidió ya volver a salir en todo el encuentro. Sin embargo, a pesar de estos detalles en contra, el equipo de Zubillaga volvió al partido, empatándolo a 53.
Comenzaba el último parcial con 63-58 para Estela, pero nada más comenzar, igual que sucedió en el tercer cuarto, los cántabros metieron un triple y después robaron un balón para sumar dos puntos más y colocarse por primera vez con una renta de 10 puntos (68-58) en un solo minuto de juego.
“Ese parcial nos mató mentalmente. Es nuestra batalla de cada partido. Fuera de casa no somos capaces de recuperarnos de algo así, porque en cambio en casa sí lo hemos hecho”, se lamentaba Jandro Zubillaga sobre este momento.
Y lo cierto es que ahí se acabó el partido. Los ocho minutos restantes fueron de querer y no poder, con La Antigua tratando de recortar, pero sin lograr bajar ya de los 10 puntos de renta nunca.
Al final, Estela, que sabía que dependía de sí mismo para certificar su salvación en LEB Plata y clasificarse para luchar por el ascenso a Oro, apretó los dientes y se fue hasta el 88-73 final.

IDC

Comentarios