A la Antigua-CB Tormes se le apaga la luz en el último parcial

EL DIGITAL DE SALAMANCA | 11-11-2018

Quesería La Antigua-CB Tormes no pudo estrenarse a domicilio en un partido ante el Ávila Auténtica-Carrefour El Bulevar mucho más ajustado de lo que demuestra el resultado final (79-68). De hecho, el equipo charro estuvo por delante en el marcador prácticamente durante todo el choque, con exiguas rentas eso sí, hasta que a falta de cuatro minutos para el final, el luminoso señalaba empate a 62. En cuatro minutos, por tanto, a los charros se les apagó la luz y encajaron un parcial de 17-6 que sentenció el partido.
Antes, el partido comenzó con mucha tensión sobre el parquet del Carlos Sastre, tanto que se tardó hasta dos minutos en anotar. Lo hizo Juan Ramón Rivas, que firmó un gran primer parcial con 8 puntos en su haber. Pero si a los charros les costó ver el aro, no menos les pasaba a los abulenses, cuya primera canasta en juego llegó en el minuto 4.
Las imprecisiones en ambos equipos eran importantes ya en la salida del segundo parcial, cuando Ávila logró ponerse de manera muy testimonial por primera vez arriba en el marcador (27-25). Le funcionaba a La Antigua en estos minutos el movimiento de Iljins alejándose de la pintura para hacer daño a Sidao porque en general al equipo le costaba anotar.
En la reanudación, el local Lawrence – Ricks comenzó a asumir para empatar el partido (39-39) y forzar la cuarta falta de un desaparecido Osas Ehigiator, en ocho minutos de juego. Se puso de nuevo por delante Ávila 43-41 en un partido loco y emocionante con seis minutos por delante para terminar el tercer cuarto.
En ese momento le funcionó a La Antigua el tiro de 6.75 metros, con dos de Jacob Round y uno de Ramón Rivas seguidos, que ponía un esperanzador 46-52 en el luminoso del Carlos Sastre.
Comenzaba el último parcial con todo por decidir y seguían los fallos en ataque hasta que a falta de cuatro minutos para el final a La Antigua se le apagó la luz tras un triple de Sikiras que consiguió empatar de nuevo el choque (62-62). 
De ahí al final del encuentro nada funcionó, sobre todo en la parte emocional del equipo charro. Los locales penalizaron cada error con un triple para irse definitivamente en el marcador y cerrar un choque que La Antigua tuvo controlado y se dejó escapar.

ZUBILLAGA
Jandro Zubillaga, entrenador de La Antigua CB Tormes, aseguraba tras el choque que la derrota había llegado “más por una cuestión emocional que por una técnico o táctica. No hemos controlado las emociones al final”, resumía.
“El partido ha estado controlado durante tres cuartos, aunque con altibajos, es verdad. Hemos mandado, hemos hecho buenos tiros… pero al final no hemos sido capaces de reconducir la situación”, apuntaba.
“Tenemos tres días por delante para volver a ser equipo, ser positivo y mirar por el grupo”, advertía el técnico catalán, antes de medirse a Zamora en Salamanca el próximo miércoles.

IDC

Comentarios