Fútbol con Rival, No Analítico

Fernando Castaño | 7-02-2012
Imagen de Fernando Castaño

Ver a entrenadores que no simulan la realidad del fútbol en sus entrenamientos hace que el niño/adolescente en los partidos del fin de semana no sea capaz de resolver situaciones nuevas que se le pueden plantear.

El fútbol es un deporte de cooperación-oposición, por lo tanto, ¿por qué no hacer como entrenadores lo máximo posible para que nuestros entrenamientos sean reales?

Muchas veces esto es complicado, entrenar dos/tres veces por semana y apenas una hora y media por sesión nos limita mucho nuestra planificación. Con esto quiero decir que cualquier entrenador que haya recibido una mínima formación bien como jugador, bien con cursos, bien con carreras o titulaciones es capaz de ser lo suficientemente creativo como para transmitir a sus jugadores la realidad del fútbol.

Si bien quiero matizar que hay aspectos difíciles de enseñar de forma global, siempre me estoy refiriendo al contenido táctico, pues intenten que si lo hacen analíticamente sea lo más entretenido posible, que el tiempo que destines a ese objetivo no sea tan grande como para que tus jugadores se aburran (si los tienes suficientemente motivados ellos por mucho u poco tiempo que les expliques ese contenido en el césped querrán seguir aprendiendo).

Quiero decir que en cualquier planificación hay tiempo para todo, a un niño benjamín tienes que enseñarle como hacer el gesto de “golpear el balón con el interior”, pero a un adolescente y sobre todo en contenidos tácticos hay que enseñarle que sin rival el fútbol no existiría, por lo que, enséñale con rival. 

Por ejemplo, si quieres que tu equipo haga un ataque por banda, haz que se produzca una situación de superioridad en banda, coloca un lateral defensor contra tu extremo, medio centro/media punta y tu lateral, debido a que es una superioridad 3x1 a poco que muevan el balón saldrán con éxito por la banda. Si lo consiguen complícaselo un poquito más, coloca un lateral defensor y un extremo defensor. ¿Qué sucederá entonces? Intenta ayudarles, exigirles movilidad, permutas, apoyos… conseguirán mejor o no el objetivo pero al menos han vivido una situación real de juego.

Pienso que es mejor hacer eso que una simple combinación analítica y sin rival. Será más aburrido y al no haber rival también menos intenso. Esto último os garantizo que es más entretenido para ellos. Hacedles disfrutar del deporte rey con una pedagogía correcta en cada etapa de formación.

Comentarios