Empeine o puntera

Fernando Castaño | 19-02-2013
Imagen de Fernando Castaño

Bien se dice que cada entrenador tiene virtudes y defectos. Unos entrenan más el físico, la técnica o la táctica, otros son especialistas en motivar, en corregir acciones, en leer los partidos…, unos realizan mejores ejercicios que otros y otros saben más que unos, es ley del fútbol, es así, respetable.
Un sábado estuve viendo un partido de categoría infantil (12 a 14 años). Una mañana soleada con jugadores ilusionados como cada fin de semana en cada rincón de la ciudad y del país. Uno de estos jóvenes jugadores ejecutaba el balón parado y algún que otro tiro a portería con la puntera. Su entrenador no le corrigió ni una sola vez. Lo mismo consideraba este golpeo como algo a entrenar en vez de usarlo como un recurso.
Lo bonito es que todos los entrenadores somos diferentes, todos tenemos nuestro librillo, pero… ver un niño de 13 años darle al balón con la puntera de continuo y no ser corregido creo que no es lo correcto.
Ojalá que el adolescente en cuestión, con la puntera meta, un día, un golazo como el que Ronaldinho hizo al Chelsea en 2005. Que poco a poco crezca como futbolista y le enseñen otras formas de golpear el balón parado o tirar a portería. Que le digan que la puntera, así como la suela o el taconazo, son recursos y tenga la maestría de Iniesta de pisarla y esconderla o de dar una asistencia de tacón como Guti a Benzema en 2010 contra el Depor... y que para ello poco a poco le vayan corrigiendo.
Para eso la experiencia es muy importante. ¿Habrá probado dicho jugador a sacar con el empeine interior?, ¿ha conseguido ser más preciso con la puntera que con el interior?, ¿le habrá dicho su entrenador que es más importante sacar fuerte y largo que con un correcto gesto técnico?
Dicho esto, los debates entre entrenadores están a la orden del día, yo entreno la resistencia de esta manera, yo entreno el sistema defensivo de esta otra… y eso poco a poco enriquece junto con la propia experiencia.

Comentarios