Carácter futbolístico

Fernando Castaño | 27-05-2012
Imagen de Fernando Castaño

Siempre tendré en mente aquello que me contaron una vez. “Casillas en las categorías inferiores del Real Madrid tenía unas cualidades técnico-tácticas que debía de pulir pero tenía muchas otras que sus entrenadores de base sí que valoraban porque no todos los porteros las tenían: desparpajo, personalidad y carácter”. En la actualidad son pocos los jugadores que muestran estas cualidades. Se preocupan de otros aspectos, de intentar meter goles por la escuadra, de dar un pase entre líneas y dejar solo al delantero, de despejar un balón peligroso en zona defensiva, de hacer tres paredes en la frontal y acabar en gol… ¡ojo! Esto es muy importante pero creo que las cualidades psicológicas son igual de importantes o más que las físico-técnicas. ¿Cuántos jugadores con mucha calidad se descentran en los entrenamientos o partidos?, ¿cuántos jugadores
siempre llegan los primeros a los entrenamientos dando ejemplo a los compañeros?, ¿cuántos jugadores cuando salen del banquillo muerden y juegan con tantas ganas que hacen ganarse un puesto en el once?, ¿qué jugador cuando su equipo pierde intenta animar a los demás?...
Son varias las preguntas que formulo que están íntimamente relacionadas con la psicología del propio futbolista. Un futbolista completo es aquel que es equilibrado en todas estas facetas y en muchas de ellas tienen gran parte de culpa los entrenadores, fomentando la creatividad futbolística técnico-táctica y desarrollar un carácter que le haga ser un ejemplo a seguir dentro y fuera del terreno de juego. Ir construyendo los objetivos deportivos colectivos a la par que mejorar en aquellos objetivos personales que se le propone a cada futbolista hará que el futbolista de base crezca en comportamiento futbolístico técnico-táctico y moral. Como entrenador buscas que tu equipo tenga un perfil similar al tuyo en ideas futbolísticas pero es muy bonito tener un vestuario en donde sociológicamente tus jugadores son muy
diferentes y con ellos son con los que tienes que formar un grupo que sea capaz de remar en una sola dirección. Cada jugador tiene sus defectos y virtudes, hay que intentar conseguir que con su progreso haya más virtudes que defectos aunque muchas de ellas sean innatas.

Comentarios