¡Gattuso o Messi!

Fernando Castaño | 28-12-2012
Imagen de Fernando Castaño

Junto a los juegos infantiles del parque San Francisco (recursos ideados por María Montessori a principios del siglo XX), vi a un grupo de niños, de unos 9-10 años jugando al fútbol.
Estuve observándoles un par de minutos en lo que me até la zapatilla y crucé dicho parque. Me llamó la atención como al rifar los equipos y empezar el partido varios de los niños querían “pedirse” a Messi, Cristiano, Iniesta… en lo que iba a ser una especie de mundialito por parejas (un portero, varias parejas como equipos y a ver quien marcaba más goles) hasta que uno de ellos dijo… ¡Yo quiero ser Gattuso! todo convencido. El joven jugador espigado, rubio y con el pelo corto no tenía las mismas cualidades físicas que el mítico mediocentro milanista. Lo poco que lo vi demostró que tenía un manejo de balón diferente al italiano y parecido al crack argentino o a cualquiera de otra de las estrellas mundiales.
Parto de la base que fanes de Gattuso con 9 años debe de haber pocos en España, me quedé viéndoles un poquito más como jugaban llamándome la atención como no era nada marrullero, no protestaba, no daba patadas pero tenía carácter, disputa, lucha, no se rendía, no paraba quieto aparte de la calidad anteriormente citada… ¿no son algunas de estas cualidades de Gattuso quizás?, ¿cuántos de nosotros hemos pedido ser Raúl, Weah o Kluivert y teníamos cualidades diferentes a ellos simplemente por el hecho de intentar ser los cracks de la pachanga? O ¿Cuántos niños imitan ahora en los entrenamientos el lanzamiento de faltas de Cristiano o las celebraciones de los jugadores profesionales?
Este chico sabía que sus cualidades eran esas porque algún día, su padre, madre, hermano o amigo de edad más mayor le habrá dicho, “te pareces a Gattuso”. Los niños con esa edad son como pequeñas esponjas que absorben todo y tienen a los adultos como modelos a imitar, muchas de las cosas que se les diga las tomarán como propias para ejecutarlas con sus iguales. Cuidado, que lo mismo es un fan de los de verdad y no se pierde un partido del Milán y se pidió a Gattuso porque así lo considera oportuno, pero lo dudo.
Siempre va a llamar más la atención aquel que mete los goles que aquel que los da o roba los balones, de cara al espectador es así, pocas veces se ve el trabajo táctico de otros. Pero aquí me encontré con un auténtico forofo, un tifosi de Gattuso y eso llama la atención.
Respecto a los demás, me encanta que el niño sueñe con ser futbolista, no dejemos que esa ilusión la pierda y sepa compaginarla con los estudios y otras actividades, por ejemplo. Ahora que estamos en navidad… regala un balón, regala fútbol.

Comentarios