Gil-Pérez engrandeció el atletismo y a la Universidad de Salamanca

EL DIGITAL DE SALAMANCA | 22-09-2018

Decir Carlos Gil-Pérez es decir ATLETISMO en mayúsculas y en una vinculación eterna con la UNIVERSIDAD DE SALAMANCA. Coruñés de nacimiento (28 de enero de 1931 ) y salmantino de adopción (fallecido en 25 de enero de 2009), Gil-Pérez es uno de los fundadores del deporte moderno en nuestro país, no sólo por sus conocimientos técnicos sino por ser un adelantado en su tiempo y abrir la puerta de la metodología, didáctica y estadística del atletismo español. En la conmemoración del VIII Centenario de la Universidad de Salamanca, EL DIGITAL DE SALAMANCA quiere iniciar con el padre del deporte salmantino un serial de reportajes y entrevistas de los ilustres deportistas que dieron gloria a la USAL y a nuestra provincia.
Hombre polifácético, licenciado en Derecho, INEF y con profundos conocimientos de la psicología deportiva además de periodista durante muchos años en el histórico El Adelanto de Salamanca, es considerado el 'maestro de maestro' de los entrenadores de atletismo. De su mano, Salamanca, allá por 1958, pasó a la historia por tener el primer campeón nacional absoluto en cualquier deporte, en este caso, el atletismo, gracias a la victoria de José Luis Albarrán en la pista de atletismo de Anoeta (San Sebastián). Y hablando de pistas, Carlos Gil-Pérez y sus primeros atletas pisaron infinidad de veces las cenizas del desaparecido 'El Botánico' para posteriormente seguir con sus impecables entrenamientos en 'Las Pistas del Helmántico'. Y como colofón a su trayectoria tras su fallecimiento, su recuerdo se ha hecho aún más eterno al darle su nombre a la magnífica instalación de pista cubierta ubicada en el complejo deportivo de La Aldehuela. 

IMPULSOR DEL ATLETISMO Y EL OLIMPISMO
Fue el impulsor por antonomasia del deporte y del olimpismo salmantino, tal y como se destacó en una inscripción que descubrió el alcalde, Alfonso Fernandez Mañueco, en la calle Cristo de Los Milagros donde residió durante décadas este pionero del deporte charro. La inscripción, escrita en color sangre de toro, como los vítores universitarios. Fue el técnico que llevó a ser a Albarrán el primer olímpico salmantino en los Juegos de Roma (1960). Tras de él, José Luis Sánchez Paraíso (México, 1968, Múnich, 1972 y Montreal, 1976); Antonio Sánchez (Los Angeles, 1984; Seúl'88 y Barcelona'92); Rosa Colorado (Seúl, 1988) y Frutos Feo (Atlanta 1996).
Estos fueron sus discípulos más aventajados y que le escucharon en muchas ocasiones el lema: 'Citius, Altius, Fortius', que pronunció el barón Pierre de Coubertin en la inauguración de los primeros Juegos Olímpicos de la edad moderna (Atenas 1986). Gil-Pérez logró hacer a cada uno de ellos 'más rápido, más alto, más fuerte'.
Carlos Gil-Pérez, no sólo demostró con creces sus conocimientos del atletismo sino de otros deportes como el fútbol del que escribía en una columna semanal en el diario El Adelanto de Salamanca. Su éxito se basó en tres pilares fundamentales: su trabajo a pie de pista inagotable en pro de sus atletas; su capacidad de organización y sus dotes innatas en gestión deportiva de la que tanto se habla ahora y a la que él se adelantó a su tiempo. Como visionario que era, fue el impulsor de las delegaciones y federaciones deportivas y el actual Servicio de Deportes de la Universidad de Salamanca. De hecho, siguen perdurando muchas de esas infraestructuras, no solo deportivas, sino también de gestión del deporte salmantino y del atletismo español.

GALARDONES
Carlos Gil-Pérez recibió la Medalla de la Real Orden al Mérito Deportivo. De 1979 a 1988 asumió el cargo de director técnico de la Real Federación Española de Atletismo. Con él llegaron al atletismo español las primeras medallas olímpicas en los Juegos Olímpicos de Moscú en 1980 y en Los Ángeles (1984). En el Campeonato de Europa de pista cubierta en Atenas (1982), España logró uno de sus grandes hitos consiguiendo cinco metales y, tres años después en Budapest, ascendió a la máxima categoría del atletismo continental, también con Carlos Gil Pérez como director técnico. Siempre destacó en la gestión deportiva y en la Federación Española de Atletismo reestructuró toda la parte técnica con entrenadores expertos e impulsó las becas ADO.
Además, el Gran Premio de Atletismo que se disputa cada verano en Las Pistas del Helmántico lleva su nombre. Y el pasado 17 de febrero de 2017 durante el transcurso del Campeonato de España en la pista que también lleva su nombre, fue homenajeado por la Real Federación Española de Atletismo por su aportación a este deporte y ser considerado como uno de los padres del atletismo nacional. Recogió la placa uno de sus hermanos que estuvo acompañado de atletas entrenados por Gil-Pérez como José Luis Sánchez Paraíso (qepd), Antonio Sánchez y Rosa Colorado. También estuvieron presente en el acto el presidente de la RFEA, Raúl Chapado, y el alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco.

Comentarios